top of page

¿Sabemos cómo leer un presupuesto de pozos?

Es por todos conocido que nuestro país vive una severa crisis económica que ya cumple varios años. Esta situación, aunada a la reciente pandemia que detuvo el aparato productivo del mundo, condujo a que las fuentes de ingreso se vieran disminuidas dramáticamente.

Adicionalmente a la crisis económica, la crisis de los servicios públicos en Venezuela avanza de manera significativa, el suministro de agua potable no escapa a esta realidad; con el agravante de que las operadoras del agua, han tenido un éxodo de personal técnico capacitado y el mantenimiento en las fuentes primarias de abastecimiento a desaparecido prácticamente..

Esta situación ha llevado a que las instituciones públicas, el empresariado, el sector agrícola, urbanizaciones, conjuntos residenciales y finalmente personas de a pie, busquen fuentes alternativas para conseguir el vital líquido. He aquí, donde el suministro de agua a través de pozos profundos, cobra una importancia determinante. Sin embargo, es necesario entender que la construcción de un pozo es un proyecto de ingeniería que requiere de una maquinaria especial (taladro), conocimientos técnicos sólidos y personal capacitado con experiencia, que permita garantizar una obra bien ejecutada. Por supuesto la conclusión de esta tarea debe ser desempeñada en forma profesional, honesta y ética para satisfacer al cliente, al medio ambiente y cumplir con las leyes.


Para entender que la construcción de un pozo es un proyecto, se deben tener en cuenta las siguientes fases del mismo:

1. Prospección geofísica 2. Tramitación de permisos ante el Minea 3. Perforación del pozo 4. Equipamiento del pozo 5. Infraestructura superficial (electrificación, obras civiles, aducción etc.)

Cada una de estas etapas conllevan de conocimiento técnico; académico y empírico, y uso de herramientas que tienen un costo asociado y que forman parte del servicio que cada empresa del ramo debe cotizar al cliente. Así mismo, dichas empresas tienen su forma particular de presentar las ofertas, pero en esencia se debe ser lo más claro posible en la descripción de los materiales, sus dimensiones, marcas, calidad y en las actividades a desarrollar se debe especificar con una buena descripción la misma.



Muchas empresas acostumbran presupuestar los pozos por metro lineal, sin detallar partidas y aquí es donde está la trampa.

Pero, ¿sabemos como leer un presupuesto de pozo?. Gran parte de los casos, por no decir que la mayoría, la gente encargada de solicitar o aprobar estos proyectos, no saben cómo leer un presupuesto. Es de esta manera como un cierto grupo de personas que han visto esta actividad con mucho auge (empresas de maletín), han ingresado al ramo de los pozos ofreciendo servicios con precios muy por debajo de los costos reales del proyecto. Tal escenario se presta para que de forma caótica muchos empresarios serios vean comprometida la subsistencia de la empresa por una guerra de precios bajos que termina sacrificando la continuidad de las labores y la calidad del producto final, que no es otra cosa, que un pozo confiable y duradero en el tiempo. De esta manera bajo una cortina de humo de precios bajos y de un supuesto beneficio para el cliente, queda escondida la trampa de un pozo mal hecho o quizás mas costoso de lo que pudo ser originalmente cumpliéndose aquel proverbio popular “Lo barato sale caro”.

Algunos de estos pseudo empresarios, no ofrecen la prospección geofísica porque desconocen lo que es y simplemente atienden el requisito de un cliente aprovechándose del desconocimiento generalizado. Otros no respetan las consideraciones establecidas en la leyes, la norma Covenin 589-79 para la construcción de pozos, o el decreto 2048, referente a las Normas para la ubicación, construcción, protección, operación y mantenimiento de pozos perforados destinados al abastecimiento de agua potable, por lo tanto no toman en cuenta la tramitación de permisos.

Con respecto a la perforación, muchos de estos pillos usan tubería fuera de especificaciones, ofrecen perforaciones a diámetros de ampliaciones menores de lo que establece la norma, no hacen ampliaciones acordes al terreno donde están trabajando u ofrecen profundidades mucho menores a lo que ellos saben deben perforar solo con la finalidad de ganarse el presupuesto para después informar al cliente que deben bajar más metros porque sino “el pozo no dará agua”. Estas conductas anti éticas pueden ser corregidas si el cliente exige a las empresas licitantes presupuestos en igualdad de condiciones lo que les permitirá evaluar bajo los mismos criterios, el requerimiento de su proyecto.

Al igual que lo explicado previamente, la infraestructura debe ser especificada (cómputos iguales) para que todas las empresas participantes en la oferta de servicios presupuesten en condiciones semejantes. Una vez más, el cliente podrá tomar una decisión sana en función de precios, valor de los servicios, reputación de las empresas y cumplimiento de las expectativas asociadas al resultado esperado.

Finalmente, el espacio más claro es el relativo a los equipos, ya que la variedad de sitios, proveedores y opciones le permiten al cliente curarse de los charlatanes de maletín. Claro está, la recomendación de un profesional del área de pozos siempre será determinante para la mejor selección de un equipo que defienda una relación precio valor justa.

En Asoperfora, la idea siempre ha sido reunir profesionales honestos y éticos comprometidos con el gremio para brindar soluciones efectivas, eficientes y eficaces con la mira puesta en resolver los problemas de la escasez de agua atendiendo a los clientes con el mayor profesionalismo, al mejor costo posible en función de los análisis de precios unitarios, respetando las leyes y más importante aún, respetando nuestro medio ambiente. Por Asoperfora: Ing. Gaston Laborem, Ing. Otto Giovanetti, Lic. Laura Cassarino

Fotos: cortesía de C.A. PARKO

33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page